Resumen de orden

25

Oct

Premios Asgapa a la escritura crítica - Texto de Leticia Alvarenga

En este espacio queremos compartir textos premiados y destacados por ASGAPA a las voces emergentes para la critica del arte.

Presentamos los textos destacados sobre la muestra Kairos de Osvaldo Salerno, presentada en Galería Matices bajo la curaduria de Alban Martinez Gueyraud. 

 

Pon en el Kairòs un espejo – Conjurar el tiempo en el presente

Por Leticia Alvarenga

 

Cuéntame, Musa, la historia del hombre de muchos senderos […]
Diosa, hija de Zeus, también a nosotros, cuéntanos algún pasaje de estos sucesos.

CANTO I. Los dioses deciden en asamblea el retorno de Odiseo
La Odisea, Homero, Siglo VIII a.C.


Bajo el título Kairós, se ha presentado una exposición individual de Osvaldo Salerno en la Galería Matices, cuya curaduría estuvo a cargo de Albán Martínez Gueyraud, en el marco de la Noche de las Galerías 2021. Con obras recientes del artista, la muestra ofrece una mirada sobre Kairós, Kronos y Aión, tres dioses de la mitología griega, además de otras interpretaciones de episodios mitológicos.

En ella, nos topamos con una propuesta diacrónica, articulada en cinco secciones de carácter temático. El recorrido del espacio es libre, dejando al espectador la propia construcción de relatos e interpretación de obras. 

Si Kronos es el tiempo que pasa, Kairós es el momento oportuno, en el que algo en particular sucede. Esta doble definición crea un vínculo, pero también un contraste, entre el tiempo como cantidad, Kronos, y el tiempo como calidad, Kairós. Tal vez se deba a que Kronos representa el tiempo lineal y Kairós, como su opuesto, sería el tiempo particular o momento oportuno. Su tiempo es el tiempo adecuado para hacer algo. 

Al decir del curador de la muestra, Kairós “es ese instante resplandeciente que se inmortaliza, pero para que lo capturemos en el intervalo justo, tendríamos que estar sumamente atentos”. Podríamos entender las piezas exhibidas de Salerno como un kairós en el presente, ya que incluso en el arte se escapa de sus límites y definiciones. Para poder comprenderlas a profundidad, hay que estar atentos a su mensaje o relato.

Así como en las tragedias griegas, los mitos nos enseñan sobre nosotros mismos; en sus obras Salerno aborda lo humano como eje central, reflejado en los dioses y héroes cuyos finales son inevitables. Gracias a ellos, la sociedad aprendió sobre valores universales, sobre las fuerzas de la naturaleza, sobre el bien y el mal. En la muestra, así como con Kairós, nos encontramos ante la vida misma.

En el espacio expositivo nos volvemos espectadores de esta suerte de Odisea como la de Homero, en la que narra las aventuras y tragedias de Ulises, donde el infortunio también es necesario. Por un lado, en la tragedia podemos admirarlo, verlo con piedad y terror, y al mismo tiempo, tener la sensación de que cuanto le sucede nos habría podido suceder a nosotros. 

El artista trabaja sobre unos gabinetes/escaparates con los que comparte una suerte de puzle, un relato enigmático de infinitas interpretaciones y detalles. Según Simon Critchley (2001), las obras clásicas nos enfrentan a lo que no sabemos de nosotros mismos, y lo mismo sucede con el arte de Salerno; él toma al ser humano como centro y deja ver su reflejo, como si estuviera tratando de descubrir las misteriosas minas ocultas dentro de nosotros. En casi todas las piezas es inevitable ver el reflejo propio y, volviendo a Critchley, la ambigüedad moral, las contradicciones, la corrupción del poder, el carácter como motor de nuestras acciones, la responsabilidad personal… son cuestiones que nos importan hasta hoy tanto como en la Antigüedad, por lo que esta muestra podría entenderse atemporal, no solo por la continua transformación de las mismas obras sino también por el uso de objetos de otros tiempos.

Esos objetos traen la carga particular de haber pertenecido a alguien. En su mayoría, se tratan de elementos cercanos al cuerpo. El artista los separa de esa finalidad utilitaria y los reactiva como piezas de arte: guantes, cuchillos, un pedazo de lente, mechones de pelo o un pequeño adorno de flores que en su mayoría serían rechazados o botados por dicha carga simbólica, por superstición o inutilidad, pero que, en este caso, es el elemento personal ajeno lo que potencia o activa su capacidad de ser obra.

En las cajas encontramos estos metarrelatos que nos hacen reflexionar acerca del transitar el tiempo del propio ser humano. A través de estas piezas, el pasado puede preservarse, retomarse e incluso ser reinterpretado, superando por un lapso de momento, una suerte de tiempo oportuno (kairós), lo intangible y lo efímero de la memoria.

Según Alejandro Corleti Estrada (2008), el kairós es el tiempo de nuestros momentos trascendentes, los que marcan fuerte el camino personal de cada uno y que, en determinados momentos, nos hizo tomar decisiones importantes. Eso es lo que algunos denominaron destino, como en la obra en la que el artista utiliza un libro de contabilidad, en cuyas páginas dice “Debe” y “Haber”, con un par de guantes.

En los laterales de la sala, nos encontramos, por un lado, con las impresiones de cuerpos vivos, y por el otro, con las instalaciones de las manos, elementos que de nuevo determinan el paso del tiempo, ya que son la parte del cuerpo que más podemos ver en el cotidiano. También está la obra sobre “La historia del amor”, que habla de nuestro destino final: como la última aventura del héroe es su muerte, recordamos que, hasta en el kairós, no podemos huir de ella. Por eso el artista, en los epígrafes, al lado de su nombre, escribe su fecha de nacimiento y deja un espacio para la fecha de su fin, resaltando lo que seremos, a decir de Borges: “ya somos en la tumba las dos fechas del principio y el término”1. Un tema oportuno para hablar en medio de una pandemia, que además de una crisis sanitaria y económica, trajo consigo un gran impacto psicológico. Tal vez, a través de la tragedia griega, los mitos y el arte es que podemos llegar a convivir con la incertidumbre y la muerte.


Bibliografía

  • Corletti Estrada, A. (2008). Kayrós (De escalas, tiempos, espacios y sobre todo «Momentos Trascendentes»). A. Corletti.
  • Critchley, S. (2001). La tragedia, los griegos y nosotros. Madrid: Turner.
  • Homero. (2017). La Odisea. Austral.

Mantente informado de nuevas obras

Muchas gracias por confiar en nosotros

made in EBIZ